miércoles, 9 de julio de 2014

MANTECA COLORÁ

Bueno yo no sé si este será el desayuno ideal, pero desde luego que este era el desayuno que hacía antes, antes de que toda la gente pudiera comer jamón, antes de que se conociera la bollería industrial, las margarinas y todo lo demás, por lo menos aquí en mi tierra Extremadura.
Se llama "Manteca colorá" o también "Pringue", "Cardillo", en fin tiene muchos nombres, pero da igual, porque en todos los casos está bien buena.
Normalmente tiene más especias, eso va al gusto, yo la pongo como la hago, como se hace en la matanza de mi tía Valentina y como la hacía mi abuela, aparte de que a mi marido le gusta así, sin tanta especie.

Ingredientes:

  • Manteca de cerdo.
  • Hígado de cerdo.
  • Ajos.
  • Pimienta colorada.
  • Sal.

Preparación:

Las cantidades son a gusto, pero sí que la manteca viene a ser doble cantidad que el hígado, la pimienta colorada según el color más o menos rojo que queramos, los ajos según lo picante o fuerte que nos guste y la sal igual, es cuestión de ir probando.
Ponemos a derretir la manteca a fuego suave, mientras trituramos el hígado según nos guste luego encontrárnoslo (que se noten los trozos o como si fuera paté). Una vez derretida la manteca le añadiremos los ajos machados con la sal, la pimienta colorada y el hígado triturado (El hígado también se puede escaldar en agua caliente y luego triturarlo, aunque yo lo hago en crudo). Removemos y dejamos un rato a fuego suave para que se mezclen los sabores. Luego verteremos en los tarros donde la vayamos a servir y dejamos que cuaje. Una vez fría se conserva en el frigorífico varias semanas y si nos sale mucha cantidad se puede congelar, yo lo hago en tarros pequeñito como el de la fotografía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada