martes, 8 de julio de 2014

MANTECADOS CASEROS

Estos moldes son muy especiales para mí. Los hizo mi padre, sí, sí, él solito para regalárselos a mi madre, para mí son una reliquia familiar que ahora conservo yo, y es que son tan especiales porque mi padre, gran hombre donde los haya, que ha sido carpintero desde siempre, bueno pues mi padre tiene los dedos de las manos cortados por accidente laboral y aún así hace unas manualidades (ya iré subiendo algunas fotos de ellas) maravillosas, para mí es un ejemplo de superación personal, ya que aun teniendo sus dedos cortados jamás se ha venido abajo, y nunca ha tenido ningún impedimento para hacer las cosas.

Ingredientes:

  • 200 gr. de azúcar.
  • 250 gr. de manteca de cerdo.
  • 2 huevos.
  • 150 gr. de maicena.
  • 350 gr. de harina.
  • Ralladura de 1/2 limón.
  • 1 cucharadita de azúcar avainillado.

Preparación:

Mezclar las harinas y formar un círculo. Añadir en el centro los huevos y el azúcar, la manteca (que estará a temperatura ambiente), la ralladura y el azúcar avainillado. Amasar y hacer una bola. Aplanar con el rodillo hasta dejarla de un grosor de 1/2 cm. Cortar con cortapastas de las formas que queramos y meter a horno precalentado a 180º, durante 20 minutos, hasta que estén doraditas.
En este caso como los moldes eran grandes las he dejado 20 minutos, pero sin son de los pequeños con 10-15 minutos será suficiente, dependiendo de lo doradas que las queremos.
Dejamos enfriar y las rebozados con azúcar.
Al principio estarán más duras, pero pasados unos días, como todos los dulces que llevan manteca se pondrán más tiernos, y duran mucho tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada