viernes, 21 de noviembre de 2014

CONSERVA DE TOMATES

Ingredientes:

  • Tomates, a ser posible de huertas, no tratados.
  • Botes esterilizados.
  • Agua.
Preparación:

En primer lugar esterilizamos los botes, cociéndolos en agua hirviendo.
Limpiamos los tomates, bajo el chorro de agua fría, y los secamos.
Pelamos los tomates y les quitamos el corazón. Los picamos a gajos.
Cuando ya los tenemos todos pelados y picados, vamos envasándolos en los botes. Apretamos bien para que no quede espacios vacíos entre los tomates, yo suelo meterle un palo de madera finito que tengo solo para este fin, pero cualquier otra cosa servirá, el caso es que ayude a empujar los tomates para evitar los huecos vacíos.
Una vez hecho esto, cerramos los botes, comprobando que están bien cerrados, para que al cocer no entre nada de agua.
Metemos los botes en agua hirviendo, y los tenemos cociendo 12 minutos. Deben estar cubiertos por el agua.
Una vez pasado el tiempo, los sacamos del agua, con mucho cuidado, porque sino los que nos cocemos somos nosotros, pues el agua estará para pelar pollos.
Dejamos los botes reposar en un sitio, sin moverlos, hasta que se enfríen. Y listas las conservas.
Duran más de un año, y en invierno cuando los tomates tienen precios abusivos, nos vienen de perlas.
¿Qué para que los utilizo? Pues para guisar, para hacer tomate frito, para comerlos en crudo (a mi marido y a mí nos encantan con caballas de lata y cebolla, aliñado con aceite y sal), para hacer gazpacho, en fin para lo que queráis.

Os doy un consejo hay que hacer varios kilos de tomates para que os salgan unos cuantos de botes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada